CARLOS PEZOA VELIZ

Prohibida su reproducción, salvo que se mencione al autor y la fuente.


Por Jorge Arturo Flores

Rasgos biográficos

Nació en Santiago de Chile el 21 de julio de 1879. Su verdadero nombre, expresan algunas fuentes,  era Carlos Enrique Moyano Jaña. Sin embargo, hay investigaciones que indican que su padre era don José María Pezoa y su madre doña Emerenciana Veliz (Armando Donoso, revista Atenea 1927). Estudió en el Liceo San Agustín y en el Instituto Superior de Comercio. Trabajó como aprendiz de zapatero y estuvo en la Guardia Nacional en 1898. En 1902 se trasladó a Valparaíso, comenzando a colaborar en el diario La Voz del Pueblo. Hizo clases en Viña del Mar y ejerció el periodismo en La Comedia Humana de la ciudad. Fue secretario Municipal de Viña del Mar. Laboró en la escuela San Fidel. Sus escritos se publicaron en Instantáneas, La Liras Chilena, Chile Ilustrado, Zigzag, El Búcaro Santiaguino, Pluma y Lápiz, Luz y Sombra. En 1904 leyó sus poemas en el Ateneo de Santiago. Resultó atrapado en la pensión que vivía durante el terremoto de 1906, quedando malherido, debiendo usar muletas. Tuvo largos tratamientos y una penosa convalecencia, siendo tratado en el Hospital Alemán de Valparaíso y en el Hospital de Santiago San Vicente de Paul. En este último recinto se le descubrió que estaba enfermo de tuberculosis. Pese a los procedimientos médicos, falleció el 21 de abril de 1908, cuando aun no cumplía 30 años.-


El poeta

Carlos Pezoa Veliz fue el poeta más importante de su época, al decir de algunos. Su trabajo artístico rompe con los modelos parnasianos y simbolistas del modernismo dariano y se inscribe en el postmodernismo. Su quehacer apunta hacia las raíces y la voz del pueblo, hacia la vida del campo y la ciudad, deteniéndose en los campesinos, relegados y marginales, los humillados y caídos. Utiliza un lenguaje coloquial e irónico, aunque también por sus poemas espejea la melancolía y el dolor. Hay rebeldía, cierto lirismo y muchos han visto en él un antecedente de Nicanor Parra.

Pezoa Veliz canta a “la provincia triste y desnuda, de invierno y miseria. Rasgo relevante de sus textos son los temas del fatalismo, la resignación y la abulia, propios del pueblo chileno” (Nain Nomez).

En su afán utilizó diversos seudónimos, como Juan Pereza, Pedro Gringoire, Juan Chambergo, Veliz Nilis, Juan Cachimba, El Acriminao, Morucho, Juan Mauro Bío Bío.

Sus mayores éxitos

Sin duda alguna el común recuerda con especial deleite dos de sus más populares poesías: “Tarde en el hospital” y “Nada”.

La primera es una joya por su síntesis y atmósfera que recrea.

El segundo ya es más completo en el sentido que existe un relato, hay una suerte de irónico cavilar sobre la indiferencia de los mortales, se suceden escenas y cierto nudo dramático. Un poco de humor, pero, por sobre todo, un aire de tristeza y nihilismo que captura y hace pensar, especialmente el final.

Eso en lo popular.

En el análisis literario propiamente tal, los críticos literarios y estudiosos académicos han profundizado más allá de la cotidianidad, prefiriendo otros poemas, como por ejemplo El pintor Pereza, Pancho y Tomás, Entierro en el campo. En ellos descubren versos sardónicos y agresivos, estereotipos sociales, paradigmas del verso popular, incrustaciones modernistas, naturalismo solaciano, coloquialismo criollo y crítica social.

Por ahí circulan expresiones que identifican a Pezoa Veliz como el periodista y poeta del pueblo de Chile o la primera revelación del alma popular.

Pasó a la posteridad, en todo caso, con los dos poemas que se citan al principio y que no faltan en ninguna antología de poesía chilena.. Allí está la cumbre de su labor literaria.

Libros publicados

En vida no vio su afán convertido en libros. En 1911 el escritor Ernesto Montenegro reúne y publica por primera vez sus poemas en un libro titulado Alma Chilena.

Posteriormente Armando Donoso aglutina poemas, cuentos y artículos periodísticos con el título Campanas de Oro (1927).

Más adelante, otro escritor, Nicomedes Guzmán publica Antología de Carlos Pezoa Véliz (1957).

En 1964 el crítico Raúl Silva Castro publica un erudito estudio sobre su obra titulado Carlos Pezoa Véliz, el cual fue reeditado en 2015.

Finalmente, Oscar Hahn publica en España en 2008 La Vida es Asi, antología de sus poemas.

Texto: Jorge Arturo Flores

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s