Jorge Teillier

Prohibida su reproducción, salvo que se mencione el nombre del autor y la fuente.

Por Jorge Arturo Flores 

Rasgos biográficos

Nació en la ciudad de Lautaro el 24 de junio de 1935, el mismo día que murió Carlos Gardel. Estudió Historia y Geografía en la Universidad de Chile.  Ejerció la docencia en el Liceo de Victoria. Perteneció al Grupo Trilce de la Universidad Austral de Valdivia. Fue director de la revista Orfeo y del Boletín de la Universidad de chile. Recibió los siguientes Premios: Gabriela Mistral, Municipal, Crav, Juegos Florales de la revista Paula, Premio Alerce de la SECH y el Premio Eduardo Anguita, concedido por la Editorial Universitaria al poeta vivo más importante de Chile y que no hubiese conseguido el Premio Nacional. También fue galardonado con el Premio Al Mejor Libro de Poesía 1993 establecido por el Consejo Nacional del Libro. Asimismo, ganó el Premio en Conmemoración del Sesquicentenario de la Bandera Nacional.

Viajó a Italia, Perú, Cuba, Panamá y México

Sus poemas fueron traducidos al inglés, francés, ruso, polaco, checo, alemán, italiano, portugués y sueco.

Fue nombrado Hijo Benemérito de la ciudad de Lautaro de Chile.

Murió en Viña del Mar el 22 de abril de 1996

 

 

EL POETA

Estamos en presencia de un gran poeta chileno cuyo trabajo es singular, trascendente y sencillo.

Fue el poeta de la melancolía, de los lares, del mundo de Nunca Jamás. Su mirada vuelve y vuelve a los confines de la memoria, trayendo frescas cestas de recuerdos e imágenes impagables.

Su poesía, sencilla, simple, clara, cautivó a muchos lectores chilenos, quienes le ofrendaron su devoción y aplauso.

El poeta caminó por el recuerdo, por el sur de Chile, con sus trenes, sus manzanas, los niños jugando con aros de metal, las palomas en los tejados, el caballo a través de los geranios, los púgiles de segundo orden, la revista Estadio, el mundo del bar (“soy hombre de bar”, dijo alguna vez), las monedas de la lluvia, el viento, la escarcha de las mañanas, el pan blanco, las carretas de los mapuches, el jarabe de guindas, las bellas muchachas, los gansos estridentes, las estaciones ferroviarias, el rondar de la muerte, etc.

Recreó un mundo del pasado, aunque siempre dijo que sentía nostalgia por el futuro. Nos habló amablemente de las cosas sencillas, pero, bajo su ojo de poeta, éstas cobraron otra dimensión, se ennoblecían ante el imperio de su mano, iluminándose.

Teillier es de los escasos poetas que sentó una escuela, tuvo discípulos y admiradores. Nunca le agradó que lo motejaran de poeta maldito. Algunos expresaron que siempre se trató de un “poeta bendito”. La literatura oficial lo enclaustró en el nicho de “poeta lárico”, lo cual, si bien posee visos de verdad, tiende a rebajar su calidad literaria, en circunstancias que su poesía es universal

Sus libros emergían a la luz con la misma falta de pretensión de su autor y eran leídos, según él, únicamente por sus fieles elogiadores. Deseaba, como gran ambición, que sus poemas fueran escuchados en las escuelas. “Con un verso bueno basta” acotaba y expresaba que, de su producción, solamente doce eran los versos rescatables.

Jorge Teillier no obtuvo el Premio Nacional de Literatura, para el cual tenía méritos de sobra.

Libros Publicados

Su producción es amplia, aunque no abundante. De acuerdo a su personalidad sus libros reflejan muy bien el espíritu solitario, distante y el bajo perfil que cultivaba Jorge Teillier. Sus versos pueden leerse con placer e interés y no tiene vacíos ni caídas abruptas, sino mantiene un ritmo parejo. Al igual que Nicanor Parra, su obra es interesante de principio a fin, al contrario de otros poetas cuyos aciertos son escasos e impiden la lectura de la globalidad de su obra, por adocenados, esquemáticos, oscuros, crípticos, además de pretender alturas filosóficas y metafísicas. Pero también tuvo el poeta acierto notables en prosa, donde su pupila sensible y genial dejó estampada en columnas periodísticas el acervo de su estro literario.

Para Ángeles y gorriones, 1957

El cielo cae con las hojas, 1958

El árbol de la memoria 1961

Romeo Murga, 1962

Actualidad de Vicente Huidobro 1963

Poemas del país de nunca jamás,1963

Los trenes de la noche 1964

Poemas secretos 1965

Crónica del forastero 1968

Muertes y maravillas, 1971

Para un pueblo fantasma 1978

Cartas para reinas de otras primaveras 1985

Los dominios perdidos, 1992

El molino y la higuera 1993

La invención de chile, 1994

Jorge Teillier el poeta de este mundo 1995

Hotel Nube 1996

LIBROS PÓSTUMOS

En el mudo corazón del bosque 1997

Prosas, 2000

El Árbol de la memoria y otros Poemas 2000

Entrevistas 2001

Libro de  homenajes 2015

TEXTO: Jorge Arturo Flores  (Leer ensayo sobre Jorge Teillier en la pagina http://www.escritorjorgearturoflores.word.press.com

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s