TERESA WILMS MONTT

teresa

Por Jorge Arturo Flores

Aunque pertenece al grupo de conocidas escritoras chilenas, su tarea artística no ha sido internalizada por el público lector. Hermosa, atrevida, su camino por este mundo fue intenso: se apartó a temprana edad de la familia aristocrática y rompió moldes en una época en que operaba el más absoluto de los machismos. Fue relegada socialmente y recluida en un convento. Acusada de espía en un país extranjero. Se suicida finalmente en Paris al verse imposibilitada de retener a sus hijas.

En el exilio definitivo se codeó con los círculos literarios de Buenos Aires y España, obteniendo siempre una cálida acogida.

Era encantadora.

Publicó varios libros, los cuales hoy son inencontrables. Merced a la laboriosa tarea de Ruth González tenemos sus obras completas. En cierta forma le hizo justicia y permitió que el Chile lector conociera de buena fuente la tarea de esta singular escritora chilena.
Su trabajo es intenso como ella. Ciertamente existe un canto al amor atribulado y lloroso, propio de alguien que vivió en carne propia las desventuras del sentimiento, pero también hay acertados juicios artísticos con reflexiones agudas. Reflejo, sin duda, de un alma atormentada, pero inteligente. “Todos sus cantos, aun los que entona a la alegría del amanecer, tienen un acento de queja desesperada, una angustia que no halla su expresión y vuelve incisivamente sobre el mismo tema, lo repite, lo varía, lo ensaya de nuevo y lo deja extinguirse sin haber llegado nunca al fin. Una fatalidad le oprime la garganta y le seca la fuente de las lágrimas. Por debajo de todos sus dolores, siéntese aquel dolor que Shade definía con una palabra noruega: “Lang tan”, el pesar de lo que no se ha dicho, la melancolía de lo inexpresado, el amor incompleto, el destino trunco, las quejas sin eco y sin voz y los sollozos sin estremecimiento, todo eso que permanece encerrado dentro de nosotros mismos y espera romper su cárcel para libertarse en otra existencia” (Alone).

Fue una bella mujer. Huidobro la retrata como perfecta en todo. Filebo, con su característica ironía, repite lo de la belleza, pero agrega “además escribía”.

RASGOS BIOGRAFICOS

Nació en 1893. Sus estudios fueron realizados por institutrices. Casó a temprana edad y tuvo dos hijas. Fue enclaustrada por seis meses en un convento acusada por la familia de adulterio. Huyó, junto a Vicente Huidobro, a Buenos Aires y posteriormente viajó a Estados Unidos donde fue retenida como espía. Más tarde viaja a España y finalmente se radica en Paris donde fallece en 1920.

LIBROS PUBLICADOS

Inquietudes Sentimentales. Buenos Aires, Argentina, 1917
Los tres Cantos. Buenos Aires, Argentina, 1917
En la quietud del mármol. Madrid, España, 1918
Anuarí. Madrid, España, 1918
Cuentos para los hombres que todavía son niños. Argentina, 1919
Lo que no se ha dicho. Santiago, Chile, 1922
Teresa Wilms, un canto a la libertad, 1993
Obras Completas, 1994
El 11 de junio de 2009 se estrenó la película Teresa, dirigida por la cineasta chilena Tatiana Gaviola, basada en la vida de Teresa Wilms.

Anuncios